1.- Formación 

A la hora de poner en marcha una nueva idea, no solo debemos conocer todo lo referente al producto, tener conocimientos en las diferentes áreas del emprendimiento es fundamental a la hora de iniciar el proyecto.

No hay que ser un experto en las diferentes materias, pero sí se debe tener una idea global de cada una de ellas.

Crear una empresa supone tener unos conocimientos básicos respecto a economía, marketing, negocio, empresa, emprendimiento. Cuántos mas conocimientos tengamos más fácil y más óptimo será el proceso de emprendimiento.

Asimismo existen organismos oficiales que ayudan a los empresarios en sus primeros pasos.

 

2.- Asesoramiento

La ayuda de expertos es el pilar fundamental de los nuevos empresarios.

Muchos de los aspectos del emprendimiento se escapan de nuestros conocimientos y para suplir estas carencias es primordial buscar un buen asesoramiento.

Esta ayuda evitará problemas posteriores, abaratará costes, ahorrará tiempo y creará sólidos cimientos en tu empresa.

 

3.- Sociedades mercantiles

La estructura societaria es el árbol que sostiene nuestra idea y la hace viable. En base a la legislación actual hay que constituir una sociedad los mas eficiente posible.

Una sociedad bien constituida hace que el día a día de la empresa sea ágil, óptimo y eficiente.

Una sociedad a medida, ajustada a las situaciones personales del emprendedor y de la empresa, acelera el funcionamiento de la empresa y la rentabiliza, evita bloqueos en su desarrollo, y evita modificaciones y ajustes posteriores que provocarían perdidas de tiempo, gastos y desgaste y frustración a los emprendedores.

Tener una sociedad correctamente constituida y a medida, permite que puedas dedicarte 100% a tu negocio y olvidarte del resto.

 

4.- Inversión

A la hora de emprender, todo son gastos, la inversión inicial suele quedarse escasa en relación con todas las acciones que se desearían hacer.

Por lo tanto, es primordial hacer un pormenorizado estudio de todos los recursos disponibles y como aplicarlos. Hay que enfocar el esfuerzo económico hacia los aspectos clave de la nueva sociedad, los que establezcan las bases de la sociedad y los que contribuyan al crecimiento de esta.

Invierte en buenos cimientos para crear una empresa lo mas sólida posible.

 

5.- Experiencia

Como dice el refrán “Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo”.

Observar la trayectoria seguida por otros empresarios que comenzaron su andadura previamente, es una guía valiosísima para los nuevos emprendedores que están dando sus primeros pasos.

Hay que observar sus aciertos y fracasos ya que nos mostrarán lo que nos espera en el camino. Su experiencia se puede equiparar a un manual de uso del emprendimiento, imprescindible tenerlo.

 

Ponte en contacto con nosotros para crear tu sociedad.